1.- ¿Por qué la Cocaína y el Crack Tienen un Síndrome de Abstinencia?

2.- ¿Cómo Dejar la cocaína? Superar el Síndrome de Abstinencia

2.1.-Como Dejar la cocaína o Crack: Síntomas de la Abstinencia

3.-La Desintoxicación sin Síndrome de Abstinencia de cocaína y Crack es Posible

4.-Más Información sobre Cómo Dejar la cocaína

¿Por qué la Cocaína y el Crack Tienen un Síndrome de Abstinencia?

La cocaína y el crack son potentes estimulantes cerebrales y una de las drogas con mayor poder adictivo. Las propiedades euforizantes de la cocaína y el crack se deben a que estimulan al cerebro a liberar cantidades de dopamina más altas de lo normal.

La dopamina, neurotransmisor químico, se une a los receptores cerebrales que activan las sensaciones de excitación y placer.

A continuación, un reportaje sobre las consecuencias de la cocaína en el cerebro y de cómo dejar la cocaína sin síndrome de abstinencia

¿Cómo Dejar la Cocaína? Superar el Síndrome de Abstinencia

Después de ser procesada por primera vez en el siglo XIX, la cocaína fue usada como un anestésico local y para el tratamiento de neuralgias, alcoholismo o melancolía, pero pronto dejó de emplearse con fines médicos, al comprobarse sus efectos adversos y sus propiedades adictivas. Sin embargo, su consumo como estimulante ilícito no ha dejado de crecer desde los años 60 causando un complejo problema de salud: la adicción a la cocaína o al crack (cocaína procesada para ser fumada), enfermedad que requiere tratamiento médico. Uno de los principales obstáculos para la recuperación de los adictos que quieren dejar la cocaína, lo constituye el denominado síndrome de abstinencia. Otro de los aspectos fundamentales para abandonar el consumo de cocaína, es la desintoxicación hospitalaria y el control de la abstinencia, objetivos esenciales que responden a la pregunta de ¿cómo dejar la cocaína?

Los síntomas de abstinencia aparecen porque una vez en el cerebro, y como se ha descrito más arriba, la cocaína afecta a los neurotransmisores, que controlan el flujo de información entre las neuronas que activan los comportamientos y sensaciones en las personas. La cocaína y el crack actúan fundamentalmente en los sistemas serotonérgicos y dopaminérgicos, bloqueando el transporte de dopamina y haciendo que ésta permanezca libremente en cantidades elevadas, activando las sensaciones de placer y euforia.

Pero el uso prolongado de cocaína o crack hace que el cerebro se adapte al consumo, y que los niveles de dopamina disminuyan, por lo que la persona cuyo cerebro se ha habituado a la cocaína necesita aumentar cada vez más su consumo para obtener los mismos efectos de las primeras dosis. Esto significa que la cocaína ha afectado a los neurotransmisores y que el cerebro ha experimentado cambios en su circuito, de manera que sólo puede funcionar “normalmente” con la presencia de la cocaína.

En definitiva, el organismo se ha acostumbrado a la presencia de la cocaína en el cerebro como estímulo para la activación de los circuitos de recompensa y placer, y cuando cesa el consumo de droga, los circuitos de recompensa carecen de la sobreestimulación habitual y por tanto no son capaces de activarse. El resultado es el síndrome de abstinencia y un malestar que se experimenta como lo más opuesto al placer, por los bajos niveles de dopamina: fatiga, depresión y alteraciones en el carácter, lo que en muchas ocasiones hará que el consumidor vuelva a buscar la cocaína para sentirse bien. Este proceso viene a ser la principal dificultad para dejar la cocaína.

Cómo Dejar la Cocaína o Crack: Síntomas de la Abstinencia

La abstinencia cocaína y crack no se manifiesta con síntomas físicos tan evidentes como con otras drogas adictivas. Con frecuencia no se presentan síntomas como los vómitos y temblores que suelen acompañar la abstinencia de la heroína o las convulsiones y delirio que ocurren con la abstinencia del alcohol. Esta ausencia de síntomas físicos evidentes ha hecho pensar en el pasado que la cocaína no era adictiva, cuando la verdad es que cada droga tiene sus propios y específicos efectos adictivos, que en el caso de la cocaína, son muy poderosos. De hecho, la búsqueda y el deseo compulsivo de droga, que es la marca distintiva de la adicción, acompaña al abuso de cocaína de manera más rápida e intensa que a muchas otras drogas ilegales.

A continuación algunos síntomas de la abstinencia de cocaína y crack (síndrome de abstinencia):

  • Depresión
  • Agitación
  • Insomnio o hipersommnia
  • Anorexia
  • Fatiga
  • Irritabilidad
  • Desórdenes psiquiátricos
  • Ansia o deseo compulsivo de cocaína

Los síntomas de la abstinencia de cocaína son ante todo psíquicos, y se suelen presentar en tres fases. Una primera de disforia inmediata tras el uso de cocaína y que puede durar hasta tres días, consistente en depresión, anhedonia, insomnio, irritabilidad y deseos intensos de cocaína que remiten gradualmente y son reemplazados por el deseo de dormir. Pueden ser importantes la depresión mayor y las ideas de suicidio. En ocasiones, los consumidores se automedican durante esta primera fase con sedantes, o consumen alcohol.

La segunda fase de abstinencia es la de mayor riesgo de recaída. Hay irritabilidad, ansiedad y disminución de la capacidad de sentir placer. El deseo de consumir aumenta especialmente en el contexto de estímulos ambientales. Dura entre una y diez semanas.

Por último, durante la fase de extinción, que sin un tratamiento adecuado puede durar años o incluso convertirse en crónica, el estímulo que desencadena el “craving” o deseo compulsivo de cocaína puede ser progresivamente extinguido.

La Desintoxicación sin Síndrome de Abstinencia de Cocaína y Crack es Posible

En definitiva, el síndrome de abstinencia es un obstáculo fundamental para la recuperación de la adicción a la cocaína. Pero la desintoxicación sin síndrome de abstinencia es posible. El síndrome de abstinencia de la cocaína no es un comienzo ineludible de todo tratamiento para superar la dependencia y dejar la cocaína, sino que por el contrario puede ser evitado con una específica intervención y tratamiento para dejar la cocaína.

Para evitar el síndrome de abstinencia, es necesario recuperar las funciones cerebrales que han resultado dañadas por la adicción a la cocaína. Pero esto no es posible con una desintoxicación “tradicional”. Las neuronas deben ser recuperadas con una intervención farmacológica que permita que el paciente no sufra, ni síntomas de abstinencia ni ansia de consumo, y que más allá de este procedimiento permita también, una recuperación de los procesos cognitivos y afectivos que habían sido dañados, como la retención, la capacidad para leer, la conciencia o la serenidad.

Más Información sobre Cómo Dejar la Cocaína

Cómo dejar la adicción a la Cocaína

Tratamiento para dejar la Cocaína

Desintoxicación para dejar Cocaína

Instituto Nacional de Salud de EE.UU. – Abstinencia de la Cocaína

TAVAD cómo dejar la cocaína: especialistas en desintoxicación y tratamientos contra la cocaína, alcohol, heroína y benzodiacepinas

Plan Nacional Sobre Drogas – Rayas, el libro negro de la coca